Posts Tagged With 'emociones'

6/2/13 Sesión Business Cube: La vida que merezco

Posted by admin in Actualidad, Cursos y talleres febrero 06, 2013  |  No Comments
6/2/13 Sesión Business Cube: La vida que merezco

 

A punto para el comienzo esta tarde de  mi segundo Business Cube, como continuación a «Dieta de Choque para el Cambio: Puesta a Punto Emocional» del pasado mes de noviembre.

En esta ocasión hablaré sobre cómo y qué herramientas tenemos para que consigamos realmente la vida que nos merecemos.

DIRIGIDO A: mujeres empresarias, emprendedoras, directivas, que quieran saber cómo recuperar o cómo alcanzar esa vida que merecen.

LUGAR: Hotel Hospes Palau de la Mar

Fecha: 6 de Febrero de 2013

Hora: 17:30 a 19:30

Precio: 45€ + IVA

PROGRAMA

17:15 Acreditación y bienvenida a nuestros asistentes

17:30 Presentaciones e introducción “LA VIDA QUE MEREZCO”

1. Los límites del EGO (tú mente)

2. La negación de la realidad Miedo al fracaso (personal/social/profesional…) Yo tengo mucha experiencia Lo sé todo

3. Los hábitos Identifica y abandona los que ya no son útiles El tiempo no se detiene Continúa aprendiendo

18:15 Coffee Break

4. La fuerza está en ti ERES…Fuerte TIENES…Sabiduría, experiencia PUEDES… superarte

5. Diseña tu destino Adáptate para sobrevivir, las cosas cambian y seguirán cambiando…

19:15 Conclusiones

Más información e inscripciones aquí

 

Read More

Gestión emocional en las organizaciones

Posted by admin in Capital humano, Tendencias octubre 31, 2012  |  1 Comment
Gestión emocional en las organizaciones

Vivimos una situación laboral actual es muy complicada para el Capital Humano. En la empresa se vive, lo queramos o no pasamos gran parte de nuestra vida en ella y, como mínimo en términos cuantitativos, es una parte importante de nuestra vida.

Pues, muchas veces,vivimos en un ambiente de contaminación emocional, en un entorno tóxico, en donde la incertidumbre ante el futuro, el miedo a los cambios, la inseguridad en el puesto, las malas prácticas de gestión de personas, las dificultades por las que pasa la empresa hoy en día, los conflictos no resueltos, la resistencia, los problemas cotidianos, etc., hacen que la tensión, el malestar, el estrés y el pesimismo se adueñen de la atmósfera laboral. Las emociones son altamente contagiosas. Y esto es bueno y malo a la vez, puesto que se propagan igualmente las emociones negativas y las positivas.

Para gestionar Capital Humano, para liderar al equipo, para motivar, es necesario realizar una adecuada gestión de las emociones. El/la líder deberá ser un/a líder de emociones o líder emocional y tendrá que empezar por su propio autoconocimiento emocional, para llegar a las claves para su autorregulación. Aprender a canalizar sus emociones negativas en otras más adaptativas, más positivas.

A partir de ello, será necesario que gestione las emociones de su equipo, primero siendo un ejemplo vivo de positividad y optimismo, irradiando energía y ganas, generando oportunidades para que se generen y se propaguen emociones positivas. Luego, tendrá que poner en práctica el resto de pasos del liderazgo emocional, es decir, conociendo, comprendiendo, apoyando y sirviendo a su equipo, transmitiendo sus valores y los de la empresa y respetando los de los demás, generando confianza en el equipo al transmitir honestidad, seguridad y autenticidad, promocionando y desarrollando la resiliencia y los valores humanistas en los colaboradores.

Todo esto supone un gran esfuerzo para responsables de gestión de personas, pues requiere un cambio en el estilo personal y una gran dedicación al bienestar emocional y la motivación del equipo, ya que se trata de realizar un “traje a medida” para cada uno de sus colaboradores.

Para ello, deberá ir revisando las clausulas del “contrato psicológico” de cada miembro de su equipo, detectando las percepciones de este, respecto al equilibrio o desequilibrio entre las aportaciones, necesidades y expectativas mutuas que se generan en la relación “empresa-empleado”, para saber si existe sensación de compensación psicológica entre lo que el colaborador cree que aporta a la empresa y lo que cree que está recibiendo de ésta; tendrá que conocer los valores, creencias, objetivos, anhelos, ilusiones, fortalezas y debilidades de cada uno… Esto es (me atrevo a decir) un trabajo de “ingeniería emocional”, cuyo resultado os aseguro (por mi propia experiencia como coach emocional de directivos) que merece realmente la pena, tanto por el bienestar psicológico generado en el equipo, como por el grado de implicación, motivación, compromiso, energía y rendimiento que resulta de ello.

Read More

Controla las emociones negativas en el trabajo

Posted by admin in Capital humano julio 26, 2012  |  No Comments

Julio es un mes intenso en el ámbito laboral, gran parte de los trabajadores esperan iniciar sus vacaciones en agosto tras un año de gran actividad, con más agotamiento de lo habitual en otros meses, estrés acumulado e incrementado por el calor. En este contexto os propongo reflexionar respecto a cómo abordar los sentimientos negativos que surgen en el trabajo.

El control de las emociones negativas pasa, inicialmente, por ser capaz de detectarlas y actuar sobre las mismas.

Las emociones negativas más relevantes en el ámbito del trabajo son las relacio­nadas con los sentimientos propios de la afectividad negativa, es­pecialmente con el estrés y el síndrome del trabajador quemado, o burnout. A éstos se pueden asociar otros sentimien­tos más específicos, como son la ira o la hostilidad.Por otra par­te, las emociones negativas pueden estar relacionadas con estados de afectividad positiva baja, como son el cansancio o con somatizaciones físicas inespecíficas, como el dolor.

En el caso de contar a tu cargo con un equipo deberías estar muy atento a la detección precoz de los síntomas de malestar emocional, con la aplicación, por ejemplo, de las encuestas de clima laboral o de la satisfacción con el trabajo, control del absentismo laboral o contemplar los motivos por los que personal de tu equipo abandona la organización.

Un tipo de malestar muy frecuente en determinados trabajos es el que surge del conflicto existente entre el bienestar emocio­nal personal del trabajador y el tener una actividad laboral que le obliga a confrontar situaciones de afectividad negativa. La di­sonancia emocional está presente en muchas actividades labora­les: los policías, los militares, las enfermeras y los médicos tienen ocupaciones que conllevan confrontar situaciones violentas o ser portadores de malas noticias. En este sentido, se conoce como «trabajo emocional» aquellos trabajos en los que el profesional debe actuar u ofrecer una imagen afectiva específica, tanto en sus expresiones afectivas verbal y no verbal, como en la realización de su actividad laboral cotidiana en su relación con los demás. La constante exposición a situaciones que implican tensión emocio­nal promueve esta situación de disonancia.

Un manejo apropiado de las emociones pasa por aplicar es­trategias propias de la medicina preventiva, dado el elevado riesgo que supone para la salud física y psíquica un malestar emocional prolongado en el tiempo. Para ello hay que aplicar una estrategia contra las emociones negativas basada en cuatro acciones: reconocerlas, identificarlas, prevenirlas y tratarlas. El reconocimiento implica adoptar estrategias proactivas, ya que en las personas, salvo que sea muy evidente o quieran conseguir a cambio algo, las emociones negativas se mantienen ocultas o suelen negarse.

El liderazgo activo debe escuchar los silencios de los empleados: expresan sentimientos ocultos.

El manejo de las emociones pasa por aprender a controlar la respuesta afectiva que generan. Una vez identificadas las emo­ciones negativas hay que analizar sus causas, averiguando si se trata de un problema personal o laboral, y si sigue un patrón de malestar emocional extendido en la organización. Las emociones se contagian, por eso es bueno saber manejarlas apropiadamente. Las situaciones que generan emociones negativas en las organi­zaciones son múltiples y muchas de ellas surgen de la no satisfac­ción de expectativas laborales, la percepción de trato injusto, el cansancio, la frustración o la ira. En todo caso, se debe prevenir la difusión del malestar emocional en forma de emoción tóxica y su transferencia a los resultados de la organización. Finalmente, las emociones negativas deben tratarse para evitar que hagan mas daño a las personas y a la organización.

 

 

 

 

 

Read More